Lisboa me deja con la boca abierta (Día 3)

Mi penúltimo día en la capital portuguesa, y me quedaban dos de los edificios más emblemáticos de Lisboa. Ambos están relativamente cerca, ya que se encuentran en el barrio de Belém, así que uno detrás de otro.
El primero que visité fue el Monasterio de los Jerónimos; declarado Patrimonio de la Humanidad, se construyó en el siglo XVI cómo motivo de celebración por la vuelta de Vasco da Gama de la India (también podemos encontrar su tumba). En la Iglesia de techo altísimo, estaban haciendo un concierto de órgano y me dejó boquiabierta. El lugar es muy grande y el claustro impresionante. Para mi, lo mejor de Lisboa.

Monasterio de los Jerónimos
Antes de ir a la Torre de Belém, pasé por el museo de carruajes antiguos, que me encantó. Los carruajes están muy bien conservados y vale la pena.

Museo Carruajes

La Torre de Belém también es Patrimonio de la Humanidad. Era la aduana antigua y además también hacia funciones de faro. Tiene cinco plantas que se pueden recorrer todas y fijaros en la gárgola de un rinoceronte, de cuando llegaron de la India.
La entrada combinada de los dos sitios es de 10€.

Torre Belém

POR CIERTO! En Belém hay una pastelería con largas colas dónde comprar los famosos pastelitos de Belém que está deliciosos.

De vuelta al centro ya que tenia el ticket de transporte ilimitado, me dediqué a dar vueltas con el tranvía. Menuda experiencia!! Parece que en cualquier momento te vayas a estrellar. Muy divertido.

2 comentarios:

  1. Losboa es otra de mis ciudades favoritas
    Hermosamente decadente como venecia
    Y los pastelitos de Belen un vicio :)

    ResponderEliminar
  2. Si, es verdad que el aire decadente recuerda a Venecia. Y en vez de canales con góndolas tiene tranvías que son iconos de la ciudad.

    ResponderEliminar