Impresiones venecianas (Venecia 1)

Italia es un país que me tiene enamorada. Cada lugar que descubro me encanta y hace que quiera volver a verlo todo.
Hacía ya años que tenia muchas ganas de ir a Venecia, la ciudad del amor por excelencia. Y yo, como romanticona y ñoña que soy, no quería perdérmela.
Por fin llegó el momento: encontré unos vuelos baratos (ida con Vueling, vuelta con Ryanair), tenía unos días de vacaciones y el hotel súper céntrico que me recomendaron estaba de oferta. Así que sin pensarlo lo cogí y me fui para allí cinco días.

Venecia tiene dos aeropuertos: Marco Polo, que está a media hora en autobús y Treviso, un poco más alejado, a una horita). Todos los autobuses, taxis etc. te tejan en la plaza Roma y desde allí empieza la travesia veneciana.

Primeras impresiones...Todo puentes con escaleras!!
Como soy una persona ansiosa cuando se trata de viajar, decidí ir andando desde la plaza Roma al hotel, que según Google maps estaba a tan solo media hora... MENTIRA!! Cuando se trata de Venecia, el tiempo se aumenta por cinco y es que es imposible no perderse entre sus callejuelas. Imaginaros la situación: con la maleta en una mano, el mapa en otra y sacando la camara cada dos por tres, subiendo y bajando por los puentes (todos son con escaleras) y dando vueltas.. Un show. Tardé una hora y media en encontrar el hotel. Solo digo eso.

Tengo que confesar que a pesar de todo, la primera impresión no me defraudó para nada. Los canales, los barquitos incluso los puentes, son totalmente idílicos.

Una vez instalada me fui a ver la Plaza de San Marcos. Que bonita!! Ni en las mejores fotos sale reflejada su belleza Entré en la Basílica de San Marco, y compré entradas en el Palacio Ducal para visitarlo al día siguiente.

Plaza San Marcos
Ruta
Decidí que antes de que anocheciera, visitaría el barrio de Castello. Está a mano izquierda una vez cruzas el puente de los suspiros y es un remanso de paz. El bullicio turístico de San Marcos desaparece y entras en contacto con la Venecia real. Casi todas las callejuelas te llevan a una plaza con una iglesia (que tendrá Italia con las iglesias?), y al final de esta ruta se llega al hospital (Ospedale Civille). Yo como enfermera me pirro por ver otros hospitales y me sorprendió ver que la entrada a urgencias era un puerto y las ambulancias barquitos... Todo tan diferente! Recomiendo entrar al hall principal del hospital y maravillarse de la decoración. Se trata de un antiguo palacio ducal y impresiona.

Seguí paseando sin mapa ni rumbo hasta que el tiempo se me echó encima y paré a cenar en la ribera del puente Rialto dónde casi tengo que dar mi riñón de lo caro que fué.

Continuará...


Datos prácticos:
1. Hotel 100% recomendable: Hotel Torino Venezia. Céntrico, precio baratillo, limpio, con desayuno correcto y el personal amabilisimo. Tengo que confesar que la decoración es un poco hortera, pero claro, esto es Venecia.

Habitación del hotel, algo horterilla, pero muy al estilo veneciano

2.No cenar en la orilla del puente Rialto... Comida turística, calidad dudosa y precio horriblemente alto.
3. Una vez en Venecia, coger un vaporetto que te acerque al hotel. Las escaleras de los puentes + la maleta si el trayecto es largo puede ser criminal.
4. La guía National Geographic de Venecia contiene los recorridos que yo hice. Normalmente me los suelo hacer yo apuntando todo aquello que quiero visitar, pero ésta vez todo fué precipitado y la vi muy completa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario