Gondoleando (Venecia 2)

Segundo día en la maravillosa Venecia.
A pesar de lo que me habían comentado sobre el frío, no lo estaba pasando tan mal, excepto cuando cae la noche, que la humedad se vuelve del 100% y te cala completamente, ya puedes ir abrigado con lo mejor de lo mejor, que se mete dentro tuyo y solo consigues sacarte el frío ese con una buena ducha caliente y una manta.

Para mi segundo día, y siguiendo con la guía National Geographic, decidí ir al barrio Dorsoduro, hasta llegar a la maravillosa Basílica de Santa María de la Salute, templo construido para recordar que Venecia había superado la peste el 1630. El interior, luminoso y vacío, impresiona.
Realmente, Venecia tiene infinidad de iglesias (unas 200), así que en cada plaza, te encuentras una.

Santa Maria de La Salute

En este recorrido por Dorsoduro pasé por un puente pequeño y que parece anónimo pero con una historia curiosa: el puente dei pugni (de los puños) donde antiguamente los ciudadanos venecianos iban allí a solucionar sus problemas...a base de golpes. Esta en el campo San Barnaba. Plaza que aparece en una de las películas de Indiana Jones

Iglesia San Barnaba, os suena de la peli??






Ese mismo día también visité el barrio de San Polo y Santa Croce, lleno de grandes palacios. Una vez más me perdí hasta limites insospechados, llegando, sin saber cómo, a la estación de tren de Santa Lucia, lo que me permitió visitar también el Cannaregio.

Si bien Dorsoduro durante un breve tiempo se había convertido en mi barrio veneciano favorito, el de Cannaregio le ganó. Detrás dela calle principal (rio Terra Lista di Spagna), llena de mercados, comercios y restaurantes, se esconden callejuelas tranquilas y el gueto judío.
Es curioso cómo al cruzar y salir de las calles comerciales y turísticas, Venecia se convierte en una ciudad silenciosa y llena de rincones maravillosos en los que perderse y enamorarse (ya dije que esta ciudad saca mi lado más cursi, pero no es para menos).


Por fin llegó el momento más esperado para mi. El viajecito en góndola. A pesar de que los precios están estandarizados por toda Venecia (80€ media hora), probé el regateo y acabé consiguiendo por 50€ un paseo de 20 minutos. Para tener una experiencia gondolera ya es suficiente. Lo cogí delante del hotel Antico Doge en Cannaregio y el paseo fue por canales pequeños hasta llegar al Gran Canal y ver el fabuloso puente de Rialto. Mi gondoloero, cantó, me explico la historia de Venecia... Genial, lo recomiendo 100%. Me encantó.

Gran Canal desde la góndola

Puente Rialto
Para finalizar por este día, quiero comentar que a pesar de lo que la gente habla, los canales de Venecia ni la ciudad en sí huelen mal. Pura habladuría.
Que pensáis?

1 comentario:

  1. Bonita ciudad para perderse! intentare convencer a alguien....

    ResponderEliminar