Viagem a Lisboa (Día 1)

La Semana Santa ya finaliza, y esto significa pensar en los viajes de verano. Lisboa, la capital portuguesa es una buena opción.

Las opiniones sobre Lisboa son muy dispares. Hay quién está enamorado de ella y, al contrario, hay a quién no le acaba de convencer. Por suerte es una minoría, porque para mi es una ciudad preciosa.

El vuelo, con Vueling fue tranquilito y en nada ya estaba allí. Para llegar a la ciudad desde el aeropuerto lo ideal es coger el metro. Rápido y barato.

Para ese día decidí pasear por el barrio de Alfama. Con calles estrechas y empinadas, es el barrio más tradicional dónde vivían los pescadores. Ideal para perderse y empezar a descubrir la ciudad. Me bajé en el metro en la plaza del Comercio (barrio Baixa), dónde se encuentran todos los ministerios y empecé a andar. A destacar la plaza del Municipio, la Catedral Santa María Maior, que de estilo románico, es llamada comúnmente Sé. Ha tenido que ser reformada varias veces debido a que ha sufrido varios terremotos pero que la han mantenido en pie. En el interior se puede ver el tesoro, dónde se exponen trajes y joyas llenos de oro.

Catedral de Lisboa, Sé
 Para tener unas buenas vistas de la ciudad, el Mirador de Santa Lucia es una de las opciones posibles (hay distintos puntos desde dónde se pueden ver istas como el elevador de Santa Justa en pleno centro o el castillo)
El barrio te conduce al Castillo de San Jorge. Está situado sobre la colina más alta de la ciudad, por lo que es fácil verlo desde cualquier punto. Fue construido por los visigodos, lo ampliaron los árabes y por último lo retocaron los Reyes de Portugal, así que se pueden encontrar restos de todas las diferentes etapas. Es una autentica fortaleza de dimensiones inmensas, hay que dedicarle un buen rato.

Castillo San Jorge
Por último, ya que estaba insaciable de pasear por Lisboa, decidí pasear por el centro visitando el teatro, la ópera, y el famoso Café Á Brasileira, el centro neurálgico de los literarios, poetas y periodistas lisboetas.

Con los pies ya algo cansados, decidí ir para el hotel. Yo cogí el Hotel Residencial Estoril Lisboa.  Algo cutre y alejado del centro, pero muy barato y el personal muy agradable y dispuesto. Hay una parada de metro cercana. Viendo los precios de los hoteles en Lisboa, yo escogería otro mucho más céntrico. Por lo que no lo recomiendo.

- Cuidado!!!!!!!!
A pesar de que en algunos barrios las callejuelas son muy estrechas, por allí pasa el tranvía, por lo que id con cuidado al girar esquinas... Ya veréis que va cómo loco y temeréis por vuestra integridad física. jejeje
Calle empinada por dónde pasa el tranvía




No hay comentarios:

Publicar un comentario