Admirando Amsterdam (día 2)

Para mi segundo día tenía ya reservado desde casa visitar la casa de Ana Frank. Mi recomendación es ir allí con previa reserva ya que evitas largas colas que se hacen desde primera hora de la mañana. La reserva se puede hacer desde aquí.

Interior del museo
La visita para mi es totalmente imprescindible y con una fuerte carga emocional. Lástima que no se pueden hacer fotos. La casa está conservada tal cual estaba en la época y tal y cómo la relata Ana Frank en su diario.

A Amsterdam le llaman la Venecia de los Países Bajos y con razón; está rodeada de canales y puentes. Cómo ya comenté anteriormente, hay que perderse paseando par ver como cada casa es diferente, cada puente tiene su detalle y cada canal su particularidad. Es curioso ver en los canales las casas-barco y saber que realmente hay gente que vive allí. De hecho, hay más de 2500 y se empezaron a usar los barcos cargueros como vivienda debido a la escasez de edificios habitables tras la segunda Guerra Mundial.

Casas y canal

Otra de las cosas que visité y que me encantó fue el Mercado de las Flores (Bloemen Markt). Es tan colorido! Se pueden encontrar todo tipo de flores, bulbos para ser plantados y algún recuerdo típico.

Mercado de las Flores
Por último, para ese día tenía planificada de visita al Bejijnhof. Está cerca de la plaza Spui. Fue fundado el 1346 y allí se alojaban una hermandad de mujeres llamadas las beguinas. EL lugar es muy tranquilo comparado con el bullicio del centro a tan solo unos metros de allí. Podemos encontrar la casa más antigua de Amsterdam y una iglesia clandestina.

Interior Bejijnhof
Para comer, o para tomar algo, lo ideal son las plazas llenas de vida, como por ejemplo la plaza Dam. Identificable por su gran obelisco en medio y por tener el Palacio Real. Allí cené yo esa noche,

No hay comentarios:

Publicar un comentario