Rupit y Salt de Sallent

Rupit es considerado uno de los pueblos más bonitos de Cataluña, y la verdad es que es muy idílico Es el último municipio de la provincia de Barcelona y está a una hora y media de la ciudad condal.

Para acceder al pueblo una vez se ha aparcado en el parking, hay que hacerlo a través de un puente colgante el cual se balancea un poco al pasar. (También se puede entrar dando un rodeo para los muy temerosos).
Rupit y su puente colgante
Sus casas de piedra y sus callejuelas también empedradas hacen que pasear por Rupit te traslade a otra época, ya que todo fue construido en los siglos XVI y XVII. A destacar la iglesia barroca de San Miguel, los restos del castillo y la ermita de Santa Magdalena, desde dónde se obtienen unas vistas fantásticas del pueblo.
Ermita Santa Magdalena
Desde el pueblo sale una ruta hacia un salto de agua gigante. Se le llama el Salto de Sallent y se tardan unos 45 min - 1 hora en llegar. El problema del camino es que al principio, depende de la época, está totalmente enfangado, y claro, o llevas calzado adecuado y el que no importe que se manche o puede ser un show. Por lo demás, el desnivel es mínimo, sencilla y  agradable ya que vas por el bosque siguiendo el curso del río.
En un momento de la ruta llegas a un pequeño salto de agua, dónde mucha gente se retira. hay que seguir andando por el camino que queda a la izquierda y al cabo de unos quince minutos se llega al salto y a su mirador. Es realmente espectacular.

Salto de Sallent
La ruta puede ser circular (dura unas 3 horas en total), o se puede volver por el mismo sitio.
Yo decidí volver por dónde había venido, puesto que no iba muy sobrada de tiempo y se me había hecho tarde.

Para comer, cualquier restaurante oferece menus a precios correctos. Se trata de escoger el que más gusta. Y como recomendación, durante el paseo por Rupit, antes de ir al salto, es ideal reservar en un restaurante, si no se quiere esperar luego.

Casa de Rupit

No hay comentarios:

Publicar un comentario