Cataratas Epupa

Namibia es un país muy extenso pero poco habitado (unos 2 millones de habitantes para 825.418km² de terreno) debido a que gran parte es totalmente desértico. Las distancias para desplazarse de un lado a otro son muy extensas por lo que las horas que te pasas en la carretera son muchas y se hacen largas y pesadas. Hay que ir mentalizado y tener paciencia, que al final siempre vale la pena.
Namibia y Angola están separados por el río Kunene, lleno de cocodrilos (los guardias de la frontera... Jeje).
Cartel informativo. De fondo, el río Kunene
En todo el curso del rio hay baobabs y palmeras, es un cambio de paisaje importante dentro del mismo país. Hay que tener cuidado al estar debajo de un árbol ya que los monos se suben arriba y te tiran los frutos a la cabeza. Hay que perseguirlos para que dejen de molestar... Un auténtico show! Ya me veis a mi corriendo detrás de un monito porque no paraba de tirar una especie de bolas encima de nuestra tienda.
Babuinos preparados para la acción
Las cataratas son impresionantes y es muy recomendable seguir el cañón del río porque se llega a un paraje lleno de cataratas. A mi me recordó a una película de aquellas que pasan en islas tropicales.

Catarata Epupa
En Epupa camp,  el camping donde nos alojamos,  a pie de la catarata Epupa, se puede hacer rafting por el río Kunene. El precio es de 30 dólares americanos o 450 dólares namibios,  y es un auténtico cachondeo.
Yo me lo pasé muy bien pero ahora, pasado un tiempo veo lo inseguro y peligroso que fue. Así que mi recomendación es que si remar no es vuestro fuerte, mejor darse de baja. Resulta que la persona que dirigía no tenía ni idea de hacerlo, por lo que nos fuimos chocando con rocas, troncos y ramas con unos grandes pinchos que el que no fue rápido en tirarse dentro de la barca, acabó con grandes arañazos.
Rafting por el río Kunene
Hasta aquí puedo considerar que fue divertido, pero las risas se fueron cuando en lugar de parar en el embarcadero, seguimos bajando por el río y cada vez se veía más cerca el "humo" de la gran catarata. Del pánico que se generó, hubo gente que se tiró al agua y todo, sin pensar en los cocodrilos. Por suerte todo quedó en un susto y no hubo ninguna baja. A veces se nos olvida de que esto es África y la seguridad no es lo mismo.

Leyendas africanas

El baobab es un árbol sagrado en África. Cuenta la leyenda que era tan bonito que hasta los dioses le admiraban, y decidieron concederle el don de la longevidad, pero creció tanto que con sus ramas y hojas tapaba el sol en la tierra, por lo que todo era muy frío.  Además, se convirtió en un vanidoso y decidió llegar al cielo para cubrir a los dioses también. Éstos se enfadaron tanto, que le quitaron el don y lo condenaron a crecer al revés, por lo que las ramas con hojas crecen ahora bajo tierra y sus raíces están por arriba.

El legendario Baobab

No hay comentarios:

Publicar un comentario