Cataratas Victoria

Las Cataratas Victoria están entre la frontera de Zimbabwe y Zambia.
Tienen una longitud de 1,7km y una altura de 108 metros.
El nombre se lo puso el explorador David Livingstone el 1855 en honor a la Reina Victoria de Inglaterra. De hecho, hay una estatua dedicada a él.
En 1989 fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y desde entonces están protegidas. La entrada al parque natural que las rodea es de 25USD. Es un poco caro, pero vale la pena y está muy bien conservado.

Cataratas con el arcoíris de fondo
Dicen que el humo de las cataratas se puede ver a 20km de distancia haciéndote pensar en lo impresionantes que deben de ser, pero cuando las tienes delante, la imagen del vapor de agua, la inmensa caída, el gran arcoíris y el ruido atronador, te deja totalmente alucinado.
En dos-tres horas con calma se han visitado las cataratas de sobra, con mil fotos incluidas (el lugar lo merece).
Parte central de las impresionantes cataratas
Parte final de las cataratas
También está muy bien pasear por el pueblo. Es pequeño y hay un mercado artesanal abierto hasta el anochecer con piezas muy bonitas hechas a mano. Yo me compré una jirafa que me tiene enamorada. El precio es razonable (la mía costó 10 dólares), pero también funciona el regateo y el trueque de la artesanía por ropa, zapatos y objetos de higiene.
Como mi viaje llegaba a su fin y los vi tan pobres que eran capaces de aceptar como trueque hasta zapatillas rotas, decidí comprar la artesanía y regalarles toda la ropa que llevaba. La persona a la que se lo dí no lo podía creer e incluso lloró de la emoción. Para mí fue muy gratificante poder ayudar en algo. Y desde aquí animo a todo el mundo a hacer lo mismo.

Hotel:
El hotel dónde yo me alojé es el Victoria Falls Hotel.  Con 5 estrellas, es un hotel colonial histórico realmente espectacular. Fue construido en 1904 y tiene unas vistas privilegiadas de las cataratas y un camino privado hasta el parque.
Las instalaciones, nuevas pero conservando el estilo son totalmente lujosas y tranquilas. Muy recomendable.
Piscina del hotel

Restaurante:
Victoria Falls es un lugar muy turístico y por lo tanto muy caro a pesar de la calidad-cantidad. Una noche cené en Lola's tapas bar. Regentado por españoles, han intentado mezclar la cocina africana con la española, obteniendo resultados como el que yo comí, que eran raviolis de cocodrilo. A pesar de la amabilidad de los dueños, la comida era muy escasa, yo que no como en exceso me quedé con hambre y el precio eran 30USD. Además, de primero había una sopa que acompañaron con gusanos sin avisar...
Eso sí, música en directo todo el rato.

2 comentarios: