Hoteles Wilderness Safaris

Durante mi estancia en Namibia, tuve la suerte de hospedarme en tres diferentes lodges de esta compañia y la verdad es que están muy pero que muy bien.
Todos cuidados con el mínimo detalle, en todos mientras cenas te preparan la habitación, y cómo yo fuí en invierno africano, nos ponían una bolsa de agua caliente debajo de las sabanas que puedo asegurar que sabían a gloria; tumbarse en la cama y tener las sábanas calentitas es un gran placer...
El personal es muy amable y atento, y tanto las copas de bienvenida cómo la comida en general están muy ricos.
Amanecer en Kulala desert lodge. Cada casita es una habitación
Las habitaciones son casitas pequeñas repartidas por una zona, a bastante distancia de las de al lado, para poder apreciar el paisaje y sobretodo el silencio roto tan solo por los animales, y esque en ninguno de ellos hay vallas, por lo que puede aparecer cualquier cosa.
En todas las habitaciones hay un jabón natural que no contamina el medioambiente y lo que me pareció más curioso de todo, siempre hay una linterna, un repelente de mosquitos y una bocina. Si, una bocina. En el caso de que pase "algo", el protocolo a seguir es encender las luces, hacer sonar la bocina tres veces y esperar a que venga alguien...Un show. Por suerte, no sé si es efectivo porque no necesité usarlo a pesar de que en Etosha tuve a un león rugiendo delante de mi balcón...

Alarma de emergencia
Además ofrecen muchas excursiones que están muy bien, como el safari en Damaraland, conocer la cultura de los damaras, rutas por el desierto del Namib o safaris nocturnos entre otras.
  • Kulala desert lodge
Este fue el primer hotel Wilderness al que fuí, y fué toda una sensación: casita de madera, un lavabo con una gran ducha, cama con mosquitera y una terraza desde donde se puede observar toda la vía láctea.
Nunca he visto cielos tan bonitos como los de África.

Cama con su mosquitera
  • Doro Nawas
Personalmente, este hotel fue el que más me gustó. La habitación es gigante, y con una terraza y un gran ventanal donde se puede arrastrar la cama y dormir bajo las estrellas. También tiene dos duchas, una en el baño y otra en la terraza para tener buenas vistas mientras uno se ducha.
Cada noche nos dejaban tarjetas hechas a mano encima de la cama con historias y leyendas.

Cama semi retirada para poder dormir en la terraza, bajo las estrellas
  • Anderson's lodge
Tiene una charca y un bunquer particulares desde donde se puede observar a los animales bebiendo, si se mantiene un buen silencio (cosa difícil a veces). Aquí fue donde tuve al león rugiendo delante del balcón de la habitación, como el inicio de las películas de Metro Goldwyn Mayer,  espectacular aunque un poco aterrador. La valla del balcón no estaba electrificada por lo que en cualquier momento si llega a saltar, no sé que habría pasado. La bocina habría sido efectiva?
El baño es muy curioso, la bañera recrea los baños antiguos y todo está cuidado hasta el mínimo detalle. 
La primera noche nos llevaron a todos los huéspedes a cenar  en medio del campo entre antorchas y probamos cocina tradicional. Fue muy especial.

Baño de la habitación. La pared está hecha de piedra y al aire libre
En definitiva, recomiendo 100% estos hoteles porque a parte de que la acomodación es perfecta, se preocupan por preservar el medio ambiente y cuidar los recursos africanos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario