P. N. Chobe

Este parque nacional tiene una gran fama ya que allí se puede encontrar la mayor densidad de elefantes de todo el mundo y por la presencia de pukus, unos cervatillos con cuernos.
Con una dimensión de más de 10.000km², es la tercera reserva más grande del país.
Por en medio, separando las fronteras de Namibia y Botswana pasa el río Chobe.

Hipopótamo bostezando con el río Chobe de fondo
Se puede realizar un safari en barquito que realmente vale mucho la pena. Desde el agua se puede ver a los animales muy de cerca, ya que todos van a beber agua y a parte están los cocodrilos y los hipopótamos que van sacando la cabeza de tanto en cuando. Hay que fijarse bien!
Hay una gran cantidad de pájaros, que jamás había visto y que son muy graciosos. De hecho, hay catalogados más de 400 especies diferentes.

Una especie de pájaro que no había visto en la vida
Ver el atardecer con elefantes de fondo fue una estampa inolvidable.

Atardecer en el Chobe
En época seca (nuestro verano en Europa e invierno africano) también es posible hacer el safari en jeep. Se hacen al amanecer, la hora de quedada es a las 5.30 de la mañana y, después de casi un mes de ruta debo confesar que se me hizo un poco duro. Además del frío. Por suerte van preparados y nos dejaron mantas. A parte de los elefantes, pudimos ver una familia de monos despiojandose, comiendo las semillas de las cacas de los elefantes y jugando. De repente empezaron a gritar todos y salieron huyendo hacia los árboles. No sabíamos que pasaba hasta que vimos aparecer a dos hienas que se dirigieron a beber agua. Al ser carroñeros ni miraron a los monos, pero éstos estaban en profundo silencio observado desde las copas de los árboles. Increíble.

Babuino en busca de semillas en las cacas de elefantes
Una cosa que siempre me sorprende de los safaris es el desayuno o el break que se hace; los conductores se paran en zonas que no están valladas para hacer un café, con el riesgo de que aparezca un animal en cualquier momento... Yo siempre me mantenía cerca del coche por si acaso. Jeje
El hotel dónde me alojé es el Chobe Safari Lodge y la verdad es que está muy bien. Hay animales por allí sueltos y, para variar, al salir al balcón tuve un encontronazo con un mono babuino que estaba tumbado en la hamaca. Ambos nos asustamos y el mono se subió al tejado para tirarme paja y que me fuera. Muy gracioso.
Habitación hotel
Curiosidad :
En Botswana para no ir a la cárcel en penas menores, te dan la opción de que te perdonen el delito cometido si te dejas azotar con un gran látigo hecho de piel de rinoceronte que es muy dura. La gente lo elige, pero es que ir a la cárcel significa muerte o enfermedad, dado que las condiciones son muy precarias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario