Rafting y helicóptero en Victoria

En Victoria falls se pueden realizar muchas actividades ya que es un sitio turístico por excelencia.
Yo hice dos que me encantaron.
La primera fue subir otra vez a un helicóptero para sobrevolar las cataratas y ver su inmensidad. El agujero desde el aire es sobrecogedor. El vuelo sólo dura unos ocho minutos, pero con eso ya es suficiente. El precio es de 150 dólares (en Victoria falls todo se paga con dólares, es la moneda aceptada).
Vista aérea de las cataratas
La otra actividad fue el rafting. Para ello contratamos la empresa Shearwater Victoria Falls porque nos lo recomendaron cómo los más seguros (recordad que estamos en África) y la experiencia fue muy buena.
Primero fuimos a la empresa y nos mostraron un video y un mapa con el río Zambeze y los rápidos que atravesariamos. En total diecinueve, con categorías del 4 al 6 en un recorrido de 24 km. Creo importante advertir en este punto que este rafting está considerado como uno de los más peligrosos del mundo y es que a parte de la peligrosidad de los rápidos, también hay cocodrilos por allí...
Al preguntarle a nuestro guía si había posibilidad de que nos atacaran, su respuesta fue que a los turistas nunca les hacían nada, sólo atacaban a los pescadores. Imaginaros que seguridad! Pagamos los 150USD que vale la actividad, quedamos al día siguiente para que nos recogieran en el hotel a las 7.30 de la mañana.

El equipo rafting
Al día siguiente nos llevaron al principio de la bajada hacia el río y allí nos dieron las instrucciones y la actuación en caso de caída del bote. Cogimos el chaleco, el casco y el remo y bajamos por unas escaleras empinadisimas que nos llevaban a pie de río dónde nos esperaban las barcas. Subimos, practicamos un poco las órdenes que el guía iba a decir durante el día (lo cual nos costó un poco) y pasamos el primer rápido. Es uno facilito, cosa que hace que te vengas arriba... Pero cuidado! La cosa se complica a medida que se va avanzando y las barcas empiezan a volcar en los rápidos, los remos o las personas caen... Toda una aventura un tanto peligrosa. Lo más importante al caer al agua es no pensar en los cocodrilos y mantener la calma; en los remolinos es el chaleco el que te saca y si uno se empieza a mover y a luchar en contra de la corriente, se hunde y ahoga.

Dentro de las barcas
Tras tres o cuatro horas llenas de emociones, adrenalina, un volcamiento y sobretodo agotamiento pasando por rápidos con nombres como el de "la lavadora", el rafting llegó a su fin. En ese momento queda lo peor: la infernal subida. Unos 300 metros de desnivel con el remo, el casco y el chaleco. Se me hizo interminable, las piernas parecían no responder. Arriba nos esperaba una barbacoa (que me sentó de lujo) y luego al hotel a descansar. Yo no me podía ni mover y, de hecho, tuve agujetas durante varios días.
Otra actividad que se puede hacer es bungee jumping o puenting para nosotros desde el puente de las cataratas que une Zimbabwe con Zambia. Esto si que no lo he probado, demasiadas emociones para mi, pero dicen que a quien le gustan estas cosas disfruta mucho.

Recorrido del rafting. Hay rápidos con nombres tales como Terninator...


Fin del mejor viaje de mi vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario