Bilbao

Bilbao (o Bilbo en euskera) es una ciudad que ha sufrido muchos cambios y que ahora es una urbe muy verde y nueva. En un día paseando se puede visitar todo lo más importante.
Mi ruta empezó por la ría, partiendo desde el renovado San Mamés, el cual para poder ver su interior hay que entrar en el bar, ya que de momento no hay posibilidad de visitas.
Pasear por la ría es agradable ya que es un camino llano, y se llega a todos los puntos importantes, como el Guggenheim. Es un museo de arte contemporáneo cuyo edificio es muy llamativo por sus formas atípicas. En el exterior hay dos figuras muy famosas: el perro Puppy (al que cambian sus flores cada estación del año) y la araña Mamá con sus huevos. Para obtener unas vistas completas del museo, hay que subir el puente de la Salve.

Museo Guggenheim, parte trasera
Una vez hechas las 1000 fotos correspondientes, nos desviamos un momento para subir al monte Artxanda en funicular. Desde allí se obtienen muy buenas vistas de la ciudad. Mi mala suerte fue que pillé un fin de semana típico del País Vasco, por lo que la lluvia y la niebla estuvieron presentes así que las vistas fueron un poco limitadas.

Vistas de la ciudad
Al bajar, sin perder de vista la ría, seguimos andando hasta llegar al impresionante ayuntamiento. Unos metros más y apareció el teatro Arriaga. El edificio también es muy bonito. Allí empieza el casco viejo, o las siete calles cómo se le llamaba antiguamente. Me encantó. Los edificios bajos, de colores con las calles empedradas, llenas de bares dónde "potear"...

Ayuntamiento
Es ideal entrar al mercado a ver las vidrieras, igual que las de la estación. Súper coloridas.
Por último, hay que pasear por la Gran Vía y tomar una copa en la terraza del centro multiusos llamado Alhóndiga.

Teatro Arriaga (si, caía el diluvio universal)
Los mejores sándwiches:
Sin duda el bar Eme. Sólo hacen un tipo de bocadillo, por lo que todo el mundo come o mismo. Realmente son muy sencillos, pero llevan una salsa secreta que los hace irresistibles. Eso sí: imposible no mancharse las manos.

Sándwich del Eme...

No hay comentarios:

Publicar un comentario