Perderse por Londres

Por increíble que parezca, nunca había estado en esta gran ciudad que te atrapa irremediablemente... Sus grandes dimensiones hacen que al principio no sepas por donde empezar a visitar, pero para mi lo mejor de Londres son sus calles, sus barrios, su luz, los colores, las tiendas, el ambiente...
Perderse es toda una experiencia.
Los barrios del centro me encantaron, sobretodo Covent Garden y Soho, llenos de tiendas y puestecitos.

Mercado de Covent Garden
En Covent Garden a parte de su famoso mercado, están muchos teatros importantes como La Opera y el Liceo, dónde actualmente está en cartelera la función del Rey León. Yo fui a verla y me encantó. La puesta en escena es increíble y los decorados y el vestuario no puede ser mejor. No me extraña que tenga tanto éxito.
El Soho está delimitado por dos importantes avenidas llenas de tiendas como son Oxford Street y Regent Street. En esta última las tiendas son más caras, no como en Oxford dónde hay un Primark inmenso que tras nuestro paso se quedó temblando (jeje). En Regent Street también está Hamley's, una de las jugueterías más grandes del mundo. En cada planta hay diferentes demostraciones de los juguetes y juegos y de trucos de magia que te dejan con la boca abierta.

Regent Street
Al final de la calle se llega a Picadilly, una de las plazas del centro más conocidas con sus grandes pantallas luninosas anunciando sobretodo bebidas y telefonía.

Picadilly Circus
Al lado está la gran tienda de M&M en la que si entras acabas comprando algo irremediablemente. Todo el merchandaising es muy icónico y gracioso y los M&M están a granel para que los selecciones. Recomiendo comprar los "crunchy". Eso sí, hay que reconocer que todo es carísimo. Pero claro, estamos en Londres!

Selección M&M
Una de mis calles favoritas dol Soho es Carnaby Street; una especie de remanso de paz detrás de la muchedumbre, con casitas de colores y bares y restaurantes por todos lados.

Carnaby Street
Por último también encontramos el barrio chino. Son cuatro calles pero a mi me impresionaron. Las cocinas de los restaurantes están en los escaparates y se ven los patos colgados goteando aceite....Curioso y a la vez un poco asqueroso.

Cocina barrio chino
Bajando hacia el Támesis se llega a la plaza Trafalgar, con su fuente y su gran estatua rodeada de leones y coronada por la Galería Nacional.
Pensaba que el ritmo de Londres era el de ser muy madrugador y cerrar temprano, pero es todo lo contrario; las tiendas, los museos y sitios de interés abren a las 10 de la mañana y cierran tarde (excepto los museos que cierran a las 5).
Durante todo el día se sirven comidas e incluso se puede cenar a las once de la noche ya que se encuentran sitios abiertos.
Sea la hora que sea siempre hay gente por la calle; es una ciudad con mucha vida.

Trafalgar square

1 comentario: