Olite

Olite es una pequeña ciudad fortificada con un castillo de cuento que pertenece a la Comunidad Foral de Navarra.
Durante la edad media fue sede real y en el palacio vivieron reyes y princesas.
Las estrechas calles están llenas de caserones que aún conservan sus escudos de piedra y decoraciones en los aleros.

Callejuela con el Palacio de fondo

Es imprescindible pasear por sus calles y perderse un poco, para ver las iglesias de Santa María y San Pedro, ambas góticas, a pesar de que ésta última su fachada es románica.
Visitar el castillo de Olite es increíble. Construido de 1402 a 1424 por Carlos III el Noble, y se convirtió en uno de los palacios más lujosos de Europa: había incluso un pequeño zoológico con leones, camellos, búfalos y jirafas. Tan importante llegó a ser que incluso fue una de las sedes de la Corte del reino de Navarra.

Vistas del palacio desde una de las torres

En 1813, en la Guerra de la Independencia el General Espoz y Mira decidió incendiarlo para evitar que los franceses se apoderaran de él. Toda la decoración ardió y el palacio quedó en ruinas. No fue hasta 1937 que se empezó su reconstrucción. Aún hoy siguen las obras de restauración, intentando recuperar la estructura original del palacio de estilo gótico francés, aunque también de arte mudéjar.

Los chapiteles fueron mi parte favorita

La verdad es que la reconstrucción está muy bien lograda y pasear por las murallas y por sus patios y jardines te hace pensar en otra época. También se puede subir a las torres y ver las estancias reales.
El palacio está considerado la primera de las siete maravillas medievales españolas.
La entrada cuesta 3'50€ y está abierto todos los días de 10 a 18h.

Para mi el patio más bonitos de todos, con arcadas góticas

En una parte del castillo se encuentra el Hotel - Parador de la localidad. Por dentro es muy bonito, lleno de vidrieras y arcadas. Las salas comunes tienen grandes chimeneas y son muy acogedoras.

Detalle sala común del parador

A pesar de todo, mi recomendación es alojarse en los apartamentos Lorione; en pleno centro de Olite, estos pequeños estudios cuentan con cocina equipada (incluso lavadora y lavavajillas) y están muy bien cuidados y decorados, y muy nuevos. Además, el precio es muy económico.

Cocina del apartamento

En cuanto a la comida, se come de maravilla en todos lados. Nosotras escogimos dos sitios en los que se come un menú perfecto y a buen precio. Los dejo aquí:

No hay comentarios:

Publicar un comentario