Terezin

Terezin es un pueblo que está a 61 km de Praga. Su importancia es que allí nos encontramos con el Campo de Concentración de Theresienstadt.

Entrada al campo en la que recuerda que "el trabajo libera"

El pueblo se divide en dos partes. Una es el gueto donde vivieron más de 150.000 judíos durante el periodo de 1941 y 1945. Las familias judías más adineradas y cultas eran deportadas al Gueto y los nazis fomentaban sus actividades culturales para mantener las apariencias de cara al resto del mundo. Lo que desconocían era las actividades clandestinas que los artistas llevaban a cabo. Una vez finalizó la Guerra, se encontraron muchos manuscritos escondidos, algunos de los cuales se pueden ver en el museo.

Habitaciones del Gueto

Tales eran los deseos de los nazis por esconder las atrocidades que estaban realizando, que en 1944 se organizó una visita con la Cruz Roja para hacer propaganda nazi y demostrar lo bueno que era tener a la comunidad judía controlada. De esta manera se pretendía callar los rumores sobre el maltrato a los judíos.
La otra parte del pueblo es el campo de concentración propiamente dicho. Antes de entrar nos encontramos con el Cementerio Nacional, que pone los pelos como escarpias. Allí yacen los cadáveres exhumados de las fosas comunes.

Cementerio con las víctimas de este campo

El campo no era de exterminio, era un lugar de paso desde donde se deportaban mas tarde a los presos a lugares como Auschwitz y otros campos cercanos.
A pesar de esto, murieron unos 33.000 presos allí por las condiciones infrahumanas y porque cuando se saturaba de gente el campo, los presos eran conducidos a través de un túnel subterráneo de un kilómetro, el cual llevaba a las afueras de la fortaleza, dónde se encuentra un crematorio.

Exterior de los barracones donde tenían a los presos

Dicen que ese pasadizo es estremecedor. Por "desgracia" cuando yo estuve no se podía pasar porque estaba inundado.
A los presos los hacían trabajar para mantenerlos cansados. Por esta razón hay construida una vía de tren inacabada.
En la visita se pueden visitar las estancias (barracones) de Magdeburg y las celdas de aislamiento.

Interior del barracón con su mobiliario original

El horario es de 8 a 16 y la entrada cuesta 200CZK (8€).
El museo del Ghetto y el campo de campo de concentración son realmente interesantes, con historias y fotografías reales donde una vez más, apreciar el horror nazi.

Celda de aislamiento

No hay comentarios:

Publicar un comentario