La casa de les Punxes y la Leyenda de Sant Jordi

Situada en el centro de Barcelona, en plena Avenida Diagonal, debido a las formas afiladas de sus torres es comúnmente conocida como la casa de les Punxes (casa de los Pinchos), aunque su nombre real es casa Terradas.

Fachada del lado de Rosselló con Diagonal

Este edificio le fue encargado a Josep Puig i Cadafalch en 1905 para albergar a las tres hermanas Terradas, hijas del industrial textil Bartomeu Terradas. Esta familia, formaba parte de la creciente burguesía catalana, los cuales querían posicionar sus viviendas en los mejores lugares de la ciudad para ser vistos y conocidos.
De hecho, a pesar de que el aspecto de la finca hace pensar que se trata de un solo bloque triangular, son tres casas individuales. En la fachada de cada propiedad hay detalles decorativos que hacen referencia a cada hermana que habitaba en ella: un ángel para Ángela, la vara de San José para Josefa y un jarrón lleno de rosas para Rosa.

Ventanal del interior del edificio, en la primera planta

Dicen que el edificio está inspirado en la arquitectura medieval del castillo de Neuschwanstein, en la Baviera alemana, y es posible que aparezca alguna similitud como las torres de la parte superior de forma puntiaguda.
El edificio está considerado un bien de interés cultural desde 1976, y su estilo modernista destaca por toda la ornamentación de la fachada. Es obligatorio detenerse a admirar todos los detalles, pues cada uno representa simbolismos religiosos y mitológicos, como un pez alado que representa la supervivencia.

Curiosamente las tres hermanas murieron sin descendencia, por lo que el edificio fue vendido al banco, que aún hoy mantiene sus oficinas.

Fachada del lado Diagonal. Los detalles se suceden en forma de hierro, cerámica y vidrio.

A pesar de que aún hoy hay pisos que son particulares y oficinas, se puede visitar la primera planta, donde estaban las casas de las hermanas y la azotea, repasando momentos históricos y arquitectónicos en cada una de sus torres. En la azotea están las seis torres que eran usadas como almacenes y una especie de tejados triangulares. En el más grande vivia el conserje y en los otros se depositaba el carbón para calentar la casa

Una de las torres de la azotea. En la base podemos leer las letras ATB, iniciales de la hija mayor, Ángela Terradas Brutau

Durante la visita en el interior del edificio, encontramos el museo de la Leyenda de Sant Jordi. un espacio interactivo que te deja con la boca abierta, en el que se van pasando por diferentes espacios con imagenes las cuales para ser creadas se utilizaron fotogramas de la famosa serie Juego de Tronos

Detalle de la fachada con Sant Jordi y el dragón.

El 23 de abril se celebra en Cataluña el día de Sant Jordi (San Jorge), una jornada festiva en la que las calles se llenan de libros y rosas y todo el mundo se regala una.
Cuenta la leyenda que un dragón aterrorizaba a los habitantes de un pueblo llamado Montblanc. Para evitar ser atacados, decidieron que cada día lo alimentarían con dos ovejas. Cuando se acabaron los corderos, fue el turno de las vacas y de todos los animales domésticos hasta que se terminaron. Entonces, el pueblo decidió que cada día mediante sorteo, entregarían una persona al dragón para así saciar su apetito.
Todo seguía su curso, hasta que le tocó a la princesa. El rey intentó evitarlo, pues era su única hija y heredera, pero el pueblo se negó y la joven fue a la cueva donde vivía el dragón a cumplir con su destino.
Justo en el momento en el que el monstruo iba a comérsela, apareció Sant Jordi con su lanza y se la clavó en el centro del corazón de la bestia, hiriéndolo de muerte.
De la sangre derramada, brotó un rosal lleno de hermosas rosas, que el caballero cogió y le regaló a la princesa.
Como agradecimiento, la joven le escribió un poema, y es por este motivo que en esta fecha, los hombres regalan rosas y las mujeres libros.

Pintura de la Leyenda de Sant Jordi

La casa de les Punxes abre todos los días de 9 a 20 y el precio de la visita con audioguía es de 12.50€. Encontraréis más información aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario