Muerte en Death Valley

Death Valley es un parque nacional que se encuentra entre los estados de  California y Nevada. Es el segundo parque más grande después de Alaska.
Aquí nos encontramos con un paisaje árido y totalmente desértico. Durante la fiebre del oro se extrajeron minerales de esta zona, principalmente Bórax.

Salar en Bad Water Basin. hace miles de años, toda esta zona era un lago

En 1849, un convoy de carruajes se perdió en este valle durante varias semanas. Tuvieron que quemar los vehículos y comerse a los bueyes para sobrevivir. De ahí proviene el nombre tan estremecedor: la intención era disuadir a los colonizadores de acortar el camino por el desierto, debido a la peligrosidad de las altas temperaturas que se pueden alcanzar. Y es que la máxima registrada es la mayor en todo el mundo: 56'7ºC. Una locura.

Mapa con los principales puntos a visitar

Al ser un parque tan grande, hay muchos senderos que recorrer. En verano lo ideal es parar en los diferentes puntos panorámicos y andar lo mínimo.
El territorio es realmente hostil. Pero que no cunda el pánico: en medio del parque hay una gasolinera con un pequeño colmado donde conseguir provisiones (eso si, a precio de oro!)

Los puntos de vista imprescindibles son:

  • Dante's View: Tras una carretera de 21 km ida (y luego vuelta) legamos a este punto alto (1668m) en el que se puede ver todo el valle rodeado de montañas. Cuidado! Hay revoloteando por allí unos abejorros del tamaño del dedo gordo del pie que dan un poco de miedo.
Al estar el Valle rodeado de montañas, se crea este microclima de calor y 0 lluvias

  • Zabriskie Point: Este sitio está rodeado de pequeñas colinas que han erosionado dando formas arrugadas con tonos amarillos.
El mejor momento para ver el contraste de colores, es al atardecer

  • Golden Canyon: De aquí parte un Trail que te lleva hasta un puente colgante. Son unas 2'5 millas la ida y, debido al gran calor, a los 100 metros decidimos que no valía la pena arriesgarse a sufrir un golpe de calor. Si vais en invierno, seguro que es increíble, pero en pleno agosto es altamente desaconsejado.
En los carteles ya avisan que las temperaturas son peligrosas para la salud...

  • Devil's golf course: Aquí nos encontramos con un mar de rocas con sal cristalizada infinito. Se hace raro pensar que hace miles de años esto estaba lleno de agua... Cuidado al saltar entre roca y roca, ya que estos cristales están muy afilados.
El tono blanquecino de las rocas se lo dan los cristales de sal 

  • Bad wáter Basin: Es el punto más famoso del parque. Llamado así porque hay un pequeño lago (yo lo llamaría charquito) donde la concentración de sal en el agua es tan elevada que los primeros que llegaron al lugar les dieron para beber este agua a sus burros y murieron todos. Además, este es el punto más bajo de Norteamérica: 86 metros por debajo del nivel del mar. A unos dos km del parking hay un pequeño salar. Es una caminata de unos 15 minutos, pero a 120ºF (49ºC) que estábamos se hizo eterna. de hecho, recomiendo NO hacerla en estas temperaturas porque no se disfruta. Se me hizo el camino tan largo! Y al llegar solo pensaba en no desmayarme...Una locura!
Cartel que anuncia el punto más bajo. De fondo, los inconscientes que van hacia el salar.

  • Artist's palette: Estas montañas, debido a la oxidación de diferentes minerales, se "han pintado" de colores tan curiosos como azul, amarillo, naranja...Nosotros llegamos al mediodía y por la luz, los colores no se distinguían muy bien. Lo ideal: el atardecer.
A pesar de que la luz del mediodía no ayuda, se pueden ver los diferentes colores de la montaña, como si alguien los hubiera pintado a su antojo

  • Mesquite flat Dunes: Este es el último punto que visitamos. Tras el paisaje desértico y montañoso, de repente aparece una escena sacada del Sáhara: el horizonte se llena de dunas de hasta 240 m de altura. Aquí se rodaron escenas de La Guerra de las Galaxias. (de hecho, lo hicieron en muchos puntos del Death Valley).
Inmensas dunas aparecen de repente

En las dunas el coche marcaba 126ºF (52'2ºC). Y allí fue donde empezó nuestro show particular: justo en el punto en que los carteles anuncian que hay que apagar el aire acondicionado para evitar el sobrecalentamiento del coche durante los siguientes 30 km (con ese calor!) empezamos a sentir un fuerte olor a gasolina. Asustados, paramos el coche, buscamos si había un escape, pero no vimos nada. Volvimos a arrancar y el olor era cada vez más fuerte. Además había perdido potencia y con esas cuestas, el coche no tiraba.

La locura de temperatura subía 5º por minuto

Sin cobertura en el teléfono y en medio del desierto, empecé a pensar en explosiones de motores...¿ si el nuestro estallaba, nos "avisaría" de alguna manera para poder salir?
De repente, tras unos 15 km que se me hicieron eternos, aparecieron una gasolinera y un bar en Panamint Springs. Aliviados, fuimos a pedir un teléfono y nos dijeron que el minuto eran 20$. Yo no sé si pensaban que queríamos llamar a la NASA, pero lo rechazamos. Amablemente, el camarero nos ofreció un vaso frío de agua y tras escuchar nuestros problemas, diagnosticó un sobrecalentamiento. Nos recomendó levantar el capó y tomárnoslo con calma.

Cartel de aviso... Hacedle caso!


Le hicimos caso (que remedio!) y cuando volvimos a arrancar el coche, era como si no hubiera pasado nada.
Conclusión: tomáoslo con calma y llevad agua de sobras, por si al coche le da por calentarse y haceros sufrir un poco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario