Monument Valley

Cuando después de unas horas en esas carreteras monótonas empiezas a vislumbrar los montículos de roca caliza, te da la sensación de que ya has estado allí, de que lo conoces desde siempre. Y es que estas imágenes han salido en tantas películas, series y fotografías publicitarias que las tenemos grabadas en la retina, como si de un recuerdo se tratara.

Quien no ha visto esta imagen alguna vez? Desde el parking del hotel y el centro de visitantes está este magnifico mirador

Hace miles (y millones) de años por esta zona pasaba el rio Colorado y debido a la degradación y a los fuertes vientos, se han formado estos monolitos de hasta 300 metros de altura.

Este parque está gestionado por la comunidad amerindia navaja. Aquí poseen la reserva más extensa (70.000 km2) y se rigen por sus propias leyes.
Es la segunda tribu más grande de los Estados Unidos, son seminómadas y viven de manera bastante precaria y tradicional.

Los paisajes, mires donde mires, son increíbles

El lugar se hizo famoso gracias a Harry Goulding, un comerciante que llegó en 1920 para explotar minas. Cuando estaba a punto de irse a la ruina, hizo fotos del lugar y se presentó a Hollywood con ellas.
El director de cine John Ford las vio y quedó tan enamorado, que fue para allí a grabar todas sus películas de western (1940-1960), convirtiendo este lugar en un auténtico mito.

A pesar de que oficialmente a estos tres monolitos son conocidos como las tres monjas, los indios le llaman la familia

Recordar que si venís de Arizona, hay que adelantar una hora en el reloj. La entrada al parque son 20$ por vehículo, pero si llegas más tarde de las 17h puedes entrar gratis, ya que las taquillas cierran.

Mapa para identificar las mesetas más importantes

En la zona hay un único hotel y restaurante que (como no) pertenece a los indios navajos. El hotel se llama The View y a pesar de que el precio es totalmente desorbitado, todas las habitaciones tienen unas espectaculares vistas al parque que ver el atardecer o el amanecer desde la terraza, lo hacen único. Además en el restaurante se pueden degustar platos típicos navajos como los tacos y bocadillos hechos con un pan frito similar a los churros (frybread) que está riquísimo.

Habitación de The View con sus espectaculares vistas al fondo

La visita a los diferentes monolitos del parque se puede hacer por cuenta propia en coche por un camino de tierra, o bien contratar un guía navajo para que te lleve por todos los puntos de interés y además por zonas restringidas a las que solo ellos tienen acceso.
Nosotros escogimos esta segunda opción porque el día anterior había diluviado y cuando vimos la cuesta llena de baches y charcos no confiamos mucho en que nuestro coche lo superara.
Así que fuimos a la caseta de Navajo Guided Tours y por un "navajazo" de 190$, Larry nos llevó a visitar esta maravilla.

El dragón durmiendo. Lo veis?

El tour circular pasa por las famosas mesetas a las que a todas les han encontrado un parecido con la realidad: las tres monjas, el camello, el elefante, el dragón... Vamos, que esto es como sentarse y buscar sentido a las nubes en versión piedra.
Uno de los puntos más impresionantes es el de John Ford. Allí el cineasta colocaba toda una fila de cámaras y grababa sus famosas e inolvidables películas.

John's Ford Point. Este es el punto más mítico de todo el parque

Al ir en tour con los indios, también fuimos a ver su poblado, donde pudimos darnos cuenta que su forma de vida es muy precaria (no sé que deben hacer con todo el dinero que ganan).
Larry (nuestro guía) también nos llevó a unas cuevas con imposibles agujeros en el techo donde ellos celebran sus rituales (con demostración incluida). Así que mientras nos cantaba vivimos un momento muy místico.

El agujero del sol. Al mediodía el sol pasa justo por el agujero dándole un toque místico

Por ultimo, pasamos por una zona en la que se han encontrado petroglifos donde los ancestros señalaban los lugares donde había comida y agua.

"Cabras" dibujadas en las paredes. A pesar de los años, se mantienen intactas

Por todo esto, me veo obligada recomendar ahorrar un poco y hacer la visita con los indios, pues se descubren cosas impresionantes.

El Frybread es el pan típico Navajo

No hay comentarios:

Publicar un comentario